domingo, 28 de abril de 2013

Leer a África en la lengua que hablamos: un proyecto urgente.


Tal vez uno de los mayores problemas que tenemos quienes aspiramos a aportar a la lectura y significación de los procesos étnicos afrodescendientes lo constituya la ausencia de una tradición editorial de diálogo con África, cuyo mayor impacto es la lastimera evidencia de la precariedad de estudios y publicaciones provenientes de aquellas fronteras en la lengua que hablamos. Así a algunos pueda resultarles posible leer a tales autores en Inglés o en Francés, un sólido proyecto editorial que aumente la disponibilidad de lecturas africanas y la calidad de las ideas que circulan sobre sus culturas, escuelas y tradiciones, auspiciado por organismos internacionales como UNESCO, Ministerios de Cultura y Educación, universidades, asociaciones universitarias, grupos y centros de investigación dedicados al estudio de África y la afrodescendencia, constituiría un aporte invaluable que, hoy inexistente, parece urgente.

La ausencia significativa de trabajos e investigaciones provenientes de África, que han logrado reconfigurar y replantear el conocimiento occidental eurocentrado; tributario de esfuerzos intelectuales como el del infatigable Cheikh Anta Diop o, más recientes como los de Emmanuel Chukwudi Eze resultan extraños en las librerías de nuestras ciudades y, sorprendentemente, todavía más por su práctica ausencia en las bibliotecas, incluidas las universitarias. Tal ausencia no sólo hace patente el carácter domesticado de nuestras fuentes editoriales y la ruptura epistémica que todavía será necesario alimentar entre nosotros sino además pone un serio cuestionamiento a la calidad de las lecturas étnicas de las que disponemos en Colombia y quizá en América del Sur.

De hecho, el que tales autores estén disponibles, sean conocidos e incluso hagan parte de cursos y programas de investigación en centros escolares, institutos y universidades de habla inglesa debería llevarnos a considerar el impacto que tiene el que efectivamente nos encontramos influenciados por tales ausencias en la reproducción de un africanismo eurocentrado y eucentrado, altamente dependiente de traducciones provenientes de tal imaginario intelectual e incluso de traducciones híbridas producto de dobles asistencias interpretativas entre sus lenguas.

Bajo tal situación y ante la falta de una industria editorial que estimule traducciones propias, habría que celebrar la importación de producciones editoriales como las que adelantan las editoriales españolas Bellaterra y Akal, cuyos procesos de edición digital les han permitido ampliar a otros públicos el conocimiento especializado de quienes leen y escriben en inglés, francés e incluso en las propias lenguas africanas; rompiendo igualmente el circuito articulado en torno a las muy buenas pero excluyentes colecciones adelantadas por Trotta, Alianza, Ariel o FCE con las que hemos robustecido nuestra precaria formación.

No sólo por el bajo nivel de interés editorial sino además por la inexistencia de centros de idiomas africanistas, el acercamiento académico al mundo africano (para quienes padecemos de ansiedad y pasión por tales asuntos) se constituye igualmente en un límite para avanzar consistentemente en el conocimiento directo de las culturas africanas contemporáneas tanto como en el acercamiento a los estudios sobre el África precolonial y el universo panafricano poscolonial.

La impronta del inmortal Anta Diop, por ejemplo, dada la inexistencia de traducciones de sus obras en torno a la reconfiguración y entendimiento del Africa precolonial, constituye un claro sesgo en la manera como activistas, liderazgos, organizaciones y movimientos locales defienden sus nociones en torno a la historia de África; promoviendo incluso desconocimientos bien intencionados. De igual manera, las limitantes en la disponibilidad de los trabajos editados por el filósofo Emmanuel Chukwudi Eze, dedicados a entender la racionalidad que instala las relaciones filosóficas, éticas y políticas que nutren el racismo en occidente y promover la originalidad del pensamiento y la renovación intelectual del mundo poscolonial africano, apenas si resultan conocidos por estos lares[1].

La consecuencia resulta perturbadora: A falta de tan significativas lecturas en la lengua que hablamos desconocemos que, con probadas evidencias, autores de origen diverso han demostrado el carácter espurio de la línea ateniense de la filosofía, prestada y robada de tradiciones de pensamiento fuertemente ancladas en África; que diversos autores han demostrado la pertenencia racial del antiguo Egipto y las amañadas torsiones apologéticas de una ciencia biológica y genética eurocentrada; que tales estudios han develado y revelado la verdadera historia africana en los orígenes de la civilización humana y el caudal nutricio de África en el desarrollo de la ciencia occidental; asuntos que podrían rastrearse y enseñarse en nuestras aulas y en los procesos organizativos que estimulamos si conociéramos y pudiéramos leer autores que escriben en inglés y en francés y que seguramente no estarán disponibles en esta lengua jamás o por mucho tiempo.

Para aportar a este proceso de descubrimiento intelectual de la historia y del pensamiento africano sería necesario apoyar aventuras coleccionistas como el Centro Nacional de Estudios y Documentación de las Culturas Afrocolombianas, de la Universidad Tecnológica del Chocó; pero mucho más necesario resulta que, especialmente, las universidades étnicas con las que contamos y, por lo menos, aquellas arraigadas en territorios con alta población afrodescendiente como la Universidad de Antioquia o la Universidad Nacional de las y los colombianos, se arriesgaran a establecer un fondo editorial que haga disponibles para sus estudiantes y para el país entero un significativo conjunto de obras y autores del mundo panafricano traducido en la lengua que hablamos. 

Por supuesto exagero, pero sería maravilloso asistir a las ferias de libros y encontrar -¡por fin!- algo interesante qué leer...



[1] En nuestro idioma se encuentran los tres tomos de su antología del “Pensamiento Africano”, editados por Bellaterra. En 2012, esta misma editorial ha traducido de Cheikh Anta Diop uno de sus clásicos "Naciones negras y cultura”, increíblemente no disponible en las librerías locales.

6 comentarios:

  1. Me parece muy interesante esta propuesta. El Ministerio de cultura tiene las convocatorias de Estímulos y Concertación, en dónde en lo referente a Poblaciones debe tener una linea para traducir documentos de interés al español, y si no la tiene, pues a proponerla amigos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá. Estoy en esas a ver quien sabe lo que no sabemos.

      Eliminar
  2. Francisco Moreno Mosquera29 de abril de 2013, 6:08

    Hola, amigo:

    Me parece muy valiosa su propuesta. Ojalá encuentre eco y se pueda cristalizar para beneficio de nuestra cultura Afro. Los afrocolombianos necesitamos conocer, así sea someramente, la literatura africana para reafirmarnos como afrodescendientes y enriquecer nuestra cosmovisión. Particularmente me siento privilegiado de haber podido leer la obra "Weep not, Child", del escritor keniata Ngugi Wa Thiongo, que me sirvió como ventana para asomarme a la Africa de los Kikuyus (o Mau Mau) y su heróica rebelión contra los invasores ingleses, que nos debería servir de ejemplo a los chocoanos.

    Un saludo fraterno,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí que no se trate solamente de poder leer en una segunda lengua sino de ampliar las fronteras epistémicas en la propia.

      Eliminar
  3. Lucía PEREA CHALÁ29 de abril de 2013, 11:39

    Arleison, buenos días.

    Leo bastante seguido sus buenos artículos, bien sustentados y buenas propuestas como la presente.

    Crear un fondo editorial para traducir en castellano lo que se difunde en otras leguas sobre el "Saber Africano", me parece fundamental. Ello por cuanto a las editoriales particulares no les interesa difundir este tipo de saber. Lo digo porque desde París, traté de contactar una editorial en Bogotá, para hacer traducciones precisamente sobre los libros de los DIOP, entre ellos el que usted presenta y el libro "L´origine negro-africaine du savoir grec", "El origen negro-africano del saber griego", Jean Philippe OMOTUNDE. No recibí ninguna respuesta de la casa editora pese a mis insistencias.

    Para la revista "Présence africaine" igualmente editada por los DIOP, escribí y me publicaron artículos en dos ocasiones: "Realidad cultural afrocolombiana",2004; "El ekobio mayor",2007,sobre Manuel Zapata Olivella con motivo de su primer aniversario, ello recordando que fue francófilo y recibió premios de parte de dicho país.


    Es decir que es urgente crear uno o varios fondos editoriales, para dar a conocer otros saberes y otro punto de vista de la historia.

    Por tales razones apoyo su propuesta y lo felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He aquí la evidencia más fehaciente de tal urgencia. No sólo requerimos tales fondos editoriales sino además la sensibilidad editorial para apoyar tales publicaciones.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.

Licencia Creative Commons
CuestionP Aportes para una teorìa polìtica de la afrodescendencia por Arleison Arcos Rivas se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 2.5 Colombia.

Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en arleisonarcos@gmail.com.